Cuatro economistas dan con la clave de por qué no crece la productividad

Fuente: http://retina.elpais.com/retina/2017/04/24/tendencias/1493052453_673817.html

Como dice el periodista John Cassidy, “la productividad es uno de esos temas que fascina a los economistas y aburre al resto del planeta”.

Hace unos días supimos por qué la productividad va tan mal en España en un detallado informe de la Fundación BBVA y el Instituto Valenciano de Investigaciones Económicas (Ivie). Nuestra economía ha crecido mucho desde 1980, pero la (ya casi famosa) productividad se ha quedado estancada.

Esta enfermedad se está extendiendo como un virus. En este gráfico del FMI podemos ver su evolución en países avanzados, emergentes y pobres:

Si uno se para a pensarlo, ¿tiene sentido que la productividad no crezca casi nada? Con todas las cosas que se están inventando: que si coches sin conductor, los drones repartidores, la impresión en 3D… Es difícil encontrar un momento en la historia con tanto avance tecnológico que, en teoría, nos debería ayudar a producir más y mejor, es decir, a ser más productivos. ¿Por qué no sale todo esto reflejado en el indicador? Quizá deberíamos empezar a hacernos otra pregunta:

¿Y si las buenas ideas son cada vez más difíciles de encontrar?

Este es el provocativo título que han elegido para su artículo Nicholas Bloom, Charles I. Jones, John Van Reenen y Michael Webb y que ha suscitado atención (y controversia porque la verdad es que es un poco deprimente). La respuesta a la pregunta, según su análisis, está clara: sí, las ideas que realmente tienen un impacto en el crecimiento económico son cada vez más difíciles de conseguir.

“Dicho de otra manera, solo para poder mantener el ritmo de crecimiento de renta per cápita constante en Estados Unidos, el esfuerzo dedicado a la investigación tiene que doblarse cada trece años para compensar la dificultad de encontrar nuevas ideas”.

Y eso es básicamente lo que ha pasado. Este gráfico contiene la clave:

La línea azul representa la evolución de la productividad total en Estados Unidos. Pocas alegrías desde los años 40 (ya avisé que este indicador iba mal). La línea verde es el número de investigadores (los autores lo han calculado dividiendo el gasto en I+D entre el salario de personal cualificado). Hoy en día hay 25 veces más de investigadores que en los años treinta, pero la productividad de la economía no está creciendo.

“El crecimiento económico surge de las ideas que crea la gente y a largo plazo es producto de dos términos: el número efectivo de investigadores y la productividad de las ideas de estas personas (“Idea TFP”). Presentamos una amplia variedad de evidencia empírica que demuestra que en contextos muy diferentes y a distintos niveles de desagregación, el esfuerzo investigador está creciendo notablemente pero la productividad de esta investigación está cayendo considerablemente. El crecimiento económico estable se produce cuando estas dos tendencias se compensan.”

Es importante aclarar a qué se refieren los autores con ese Idea TPF(porque algunas críticas han venido por este lado). Parten de la siguiente ecuación:

Crecimiento de las ideas = “Idea TPF” x Número de investigadores

¿Cómo se puede medir el crecimiento de las ideas? ¿Al fin y al cabo, cuál sería la unidad de una idea? Los autores, tirando de literatura previa, dicen que el enfoque adecuado es equiparar ese crecimiento de las ideas al crecimiento de la productividad de la economía. Así, recabando datos sobre investigación y la evolución de la productividad calculan la productividad específica de las ideas (“Idea TPF”) en varios sectores y contextos. Y empiezan con la economía en general:

En este gráfico se puede ver cómo la productividad de las ideas (“Idea TPF”) ha caído a un ritmo del -5,1% al año desde 1930, mientras que el número de investigadores crecía una media de 4,3% anual (se ha multiplicado por 23). Conclusión: las buenas ideas cada vez cuestan más.

Esta sería la visión general, pero a nivel micro podría esconder algunos factores relevantes. Por eso, los autores analizan esta misma evolución en tres sectores: semiconductores, agricultura y medicina. ¿Cómo han ido las ideas en estas áreas?

Semiconductores

Este sector sigue de manera casi milagrosa la conocida como ley de Moore: el número de transistores que cabe en un chip se duplica cada 18 meses, lo que supone crecer un 35% al año. La industria ha conseguido mantener este ritmo anual pero ¿cómo? Multiplicando por 78 el número efectivo de investigadores respecto al nivel de 1970.

La línea azul es el crecimiento de las ideas, que se mantiene constante en ese 35% famoso de la ley de Moore, pero es un 78% más difícil de conseguirlo hoy que en 1970. La productividad de ese gasto de investigación ha caído un 25% entre 1971 y 2014.

Agricultura

Este mismo fenómeno se observa también en el cultivo de maíz, soja y trigo (se salva por los pelos el algodón), donde se han dedicado enormes esfuerzos para mejorar los cultivos. Sí, la producción crece año tras año, pero la productividad de la investigación cae entre un 3% y un 9% al año.

Medicina

El estudio recuerda que gracias a la investigación médica, la esperanza de vida en Estados Unidos ha crecido a una tasa regular de 1,8 años cada década. Pero las vidas que salvan los avances médicos son también cada vez menores. La investigación contra el cáncer sirve muy bien de ejemplo. En este caso, los autores han calculado el esfuerzo en la búsqueda basándose en el número de publicaciones y de ensayos clínicos realizados (es un proxy del número de personas que se dedican a investigar). Lo que se observa es que si en 1985 un ensayo clínico salvaba 16 vidas por cada 100.000 personas, en 2006 ya solo era una vida por cada 100.000 personas. (Ya avisé de que era un poco deprimente).

¿Cuál es la conclusión?

Los autores aseguran que su descubrimiento tiene implicaciones para los modelos de crecimiento endógeno porque se basan en la hipótesis de que un número constante de investigadores puede generar un crecimiento exponencial constante. Esto es: supone asumir también que la productividad de las ideas (“Ideas TPF”) es constante y el artículo demuestra en varios contextos que esto no es así.

Claramente si tienen razón no se puede parar el ritmo de recursos destinados a la investigación, sino que tienen que ir a más si queremos mantener nuestro crecimiento: eso supone apostar por la educación para formar a más generadores de ideas.

Por último, por deprimentes que parezcan los resultados, tienen su lógica: los inicios de las investigaciones tuvieron más impacto con menos recursos por eso de que recoger la fruta de las ramas más bajas siempre es más fácil (low hanging fruit). A pesar de las dificultades que supone avanzar en las ideas, es posible que a la vuelta de la esquina nos esté esperando un verdadero descubrimiento que cambie este panorama. ¿Quién sabe? Un poco de optimismo para contrarrestar este paper.

Lo que deparará la digitalización de la industria según el World Economic Forum

Fuente: http://www.expansion.com/economia-digital/innovacion/2016/01/23/56a26817268e3ec9788b4644.html

Según este informe, bajo el título “The future of Jobs”, la llamada Cuarta Revolución Industrial podría afectar a 7,1 millones de trabajadores entre los años 2015 y 2020, debido a la automatización de tareas y la desaparición de intermediarios. En ese tiempo,también se creará nuevo empleo: unos 2,1 millones de puestos de trabajo, la mayoría relacionados con las nuevas capacidades y habilidades digitales (ingenieros, informáticos y matemáticos, principalmente).

Seguir leyendo

La OCDE revisa sus perspectivas de crecimiento para la economía mundial ligeramente a la baja

Fuente: canalsur.es

La OCDE revisó hoy sus perspectivas de crecimiento para la economía mundial ligeramente a la baja las de este año y de forma algo más pronunciada las de 2016, a causa del empeoramiento en varios de los grandes países emergentes y de la incertidumbre en torno a una ralentización más marcada en China.

Seguir leyendo

Un desplome bursátil sería una de las la principales amenazas para las ciudades españolas

Fuente:http://www.expansion.com/economia/2015/09/05/55eb263c268e3e86328b4578.html

A la hora de valorar los principales riesgos para la economía de una ciudad las catástrofes naturales suelen tener plaza fija en la lista de sospechosos habituales. Terremotos, inundaciones y sequías comparecían tradicionalmente como los grandes causantes de la pérdida de impulso productivo, un escenario que ha quedado obsoleto.

Seguir leyendo

Los emprendedores de 2015 son cada vez más jóvenes y enfocan sus negocios hacia la tecnología e Internet

Fuente: canalsur.es

Cada año los jóvenes españoles emprenden más, así lo indica este análisis, basado en una muestra de 1.800 candidaturas presentadas a la competición para empresas emergentes South Summit 2015, que apunta que mientras que en 2014 la edad media del emprendedor estaba entre 35 y 44 años, en 2015 está entre 25 y 33 años.

Seguir leyendo

El salario medio de los andaluces bajó un 0,5% en 2013

Fuente:  Informativos CanalSur

El salario medio de los andaluces se situó en el año 2013 en 20.782 euros, un 0,5 por ciento más que en el año anterior, según la Encuesta Anual de Estructura Salarial del Instituto Nacional de Estadística, hecha pública este miércoles, que señala que a nivel nacional, la ganancia media anual por trabajador fue de 22.697 euros, por lo que el salario en Andalucía es algo más de 1.915 euros inferior a la media.

Seguir leyendo

La economía del Internet móvil en Europa

Vivimos en la era de la movilidad. Consumidores, empresas y organizaciones impulsan día a día el crecimiento exponencial del uso del Internet móvil en Europa. El impacto social y económico generado por este crecimiento permite desarrollar nuevos servicios y aplicaciones móviles para prácticamente cualquier ámbito de nuestras vidas.

Seguir leyendo

Gestha calcula que se recaudarían 8.250 millones si las multinacionales tuviesen la carga fiscal de las pymes

Fuente: el economista.es

España recaudaría 8.250 millones de euros al año más si la carga fiscal de las multinacionales fuera equivalente a la que soportan las pymes, según calculan los Técnicos del Ministerio de Hacienda (Gestha).
Según la asociación, las pymes soportan una carga fiscal media del 16% sobre su resultado contable positivo, mientras que las compañías transnacionales pagan de media un 5,3%, lo que equivale a un tercio de la tributación real de las primeras.
Esta propuesta complementa a la realizada este martes por el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, según Gestha. El líder socialista ha exigido una “tasa Google” en España para gravar el 30% de los beneficios de las operaciones de “ingeniería fiscal transfronteriza”. Esta medida es similar a la anunciada por David Cameron, primer ministro de Reino Unido, donde se recaudarían 250 millones de euros anuales.
La propuesta de Sánchez solo sería efectiva si los países europeos aprobaran un tipo mínimo incondicional para el Impuesto de Sociedades, por debajo del cual no se podrían hacer rebajas para competir por la sede de las multinacionales extranjeras, en opinión de los Técnicos de Hacienda. En la actualidad, esta práctica, según Gestha, perjudica la recaudación tributaria de los países de la UE.
Mientras no se llega a un acuerdo comunitario para implantar una base imponible común y un tipo impositivo mínimo, Gestha recomienda que se llegue a un término medio “más práctico y efectivo”, como la equiparación del tipo impositivo efectivo entre multinacionales y pymes. Para adoptar medidas como la propuesta por el PSOE, es necesario revisar la normativa fiscal para concretar cómo pueden tributar los beneficios que no quedan reflejados en la contabilidad de las compañías, según Gestha.
Los Técnicos de Hacienda señalan que las multinacionales y las compañías españolas con mayores ingresos y beneficios, es decir, las que ingresan más de 45 millones de euros anuales, suponen el 0,6% de todo el tejido empresarial, pero acaparan el 100% de las reducciones fiscales netas del resultado contable, lo que equivale a 30.000 millones de euros. Según la asociación, esto supone una pérdida de ingresos “máxima” para el Estado de unos 9.000 millones anuales, “teniendo en cuenta que esta cifra solo se corresponde con los beneficios que estas compañías contabilizan en España”.

Leer más: Gestha calcula que se recaudarían 8.250 millones si las multinacionales tuviesen la carga fiscal de las pymes – elEconomista.es http://www.eleconomista.es/economia/noticias/6312121/12/14/Gestha-calcula-que-se-recaudarian-8250-millones-si-las-multinacionales-tuviesen-la-carga-fiscal-de-las-pymes.html#Kku8RdtYT6G8XEds