Blockchain. La reinvención digital de la banca

Fuente: http://www.expansion.com/empresas/banca/2017/09/02/59aad815ca4741f2768b461d.html

La irrupción de blockchain ha puesto en alerta al sector financiero. Una tecnología que puede acabar con la labor de intermediación de los bancos al simplificar y abaratar los procesos, que no necesita de una autoridad central para su funcionamiento y que crea monedas propias aceptadas en todo el globo es un duro contrincante. Pero también puede propiciar el empujón definitivo para la digitalización de la banca, lo que le permitiría mejorar el servicio a los clientes y aumentar la eficiencia.

El bitcoin es el uso más conocido de este nuevo fenómeno. Blockchain surgió como una tecnología para facilitar el uso de esta criptomoneda, pero como avanzan los expertos, sus utilidades son mucho más amplias. «Blockchain permite a un grupo de usuarios con un objetivo común crear un sistema de seguimiento cronológico y autenticado de transacciones o eventos, que quedan reflejados en un gran libro contable distribuido», explica Alberto Cerrada, director de la unidad de Negocio de Financial Services de Worldline.

En definitiva, una gran base de datos que recoge transacciones realizadas por los usuarios conectados a la misma y en el que la seguridad descansa en mecanismos basados en la criptografía. «La base de datos central está gobernada desde miles de nodos, por lo que para que una transacción se realice tiene que estar validada por la mayoría», indica Cerrada. Una vez validada, la transacción pasará a formar parte de la base de datos con la garantía de que no podrá ser alterada, y que la duplicación del libro contable en cada ordenador de la red dificulta falsificar o eliminar los registros.

La principal amenaza para la banca es que cuestiona el orden establecido, aunque que se utilice para manejar dinero, además de la exigencia de un mínimo entendimiento de varias tecnologías y su dificultad de uso, supone una oportunidad para las entidades. «Supone la entrada de nuevos actores. Aparece para resolver ineficiencias y la banca lo ha tomado como una oportunidad y ya investiga cómo puede entrar, pero no vale para todo», añade Cerrada.

Blockchain permite que procesos complejos se puedan simplificar por medio de la sustitución de intermediarios por su transparencia y trazabilidad, por lo que no solo la banca está amenazada. Supone un peligro para los brokers, que podrían resultar innecesarios por ejemplo en una adquisición de bonos corporativos, ya que blockchain registra todos los datos sobre activos comprados, quién emite y quién compra, y elimina terceros actores.

Los bancos más vanguardistas y el fintech ya han comenzado a reconstruir el sistema financiero para no quedar atrás, con un cambio en los procesos y la tecnología que permita la transición de una red de oficinas local a otra digital. Como se recoge en el informe La nueva banca, una plataforma al servicio de tu bienestar financiero, de Indra, los nuevos métodos disruptivos permitirán conseguir ahorros de costes aplicando la tecnología a los modelos bancarios y generar líneas de ingresos con la creación de nuevos modelos de negocio o servicios.

La banca confía que blockchain sea un instrumento que facilite sus actuales servicios, con un claro potencial de utilización en determinadas áreas, como los préstamos sindicados, actividades post-trade (compensación y pagos) y custodia, obligaciones de reporting y cumplimiento y sobre todo los pagos internacionales, debido al gran número de intermediarios que incurren en los mismos.

En este último campo Cerrada ve claro el ahorro, al «realizarse entre bancos sin la intervención de terceros, con el consiguiente ahorro en costes y plazos de ejecución». Santander ya cuenta con un proyecto para promover el uso del dinero digital entre instituciones financieras y con los bancos centrales en alianza con UBS, BNY Mellon, Deutsche Bank, el operador de mercado ICAP y la start up Clearmatics para desarrollar Utility Settlement Coin (USC), que funciona de forma similar al bitcoin y con el que pretende ahorrar al sector 20.000 millones de euros al año.

De momento, estos avances no pueden aplicarse a todos los pagos industriales, ya que la tecnología no está preparada por problemas de escalabilidad y consenso. Las previsiones reflejadas en el informe de Indra esperan que para 2021 se empiecen a percibir los beneficios en los pioneros y un aumento en la claridad regulatoria, por lo que en 2025 todo el sector utilizaría esta tecnología, con un claro auge de la transacciones P2P, mientras que el tratamiento jurídico y fiscal soportaría de forma plena la operativa.

 

Los comentarios están cerrados.