El bitcoin cash promete acelerar las transacciones y dinamizar la divisa

Fuente: http://www.expansion.com/economia-digital/2017/08/08/5988c5f1e5fdea06278b4661.html

Para entender el funcionamiento del bitcoin basta con imaginar cómo trabaja una empresa de transporte. “Los bloques de bitcoin son como camiones de una compañía de reparto y, al igual que sucede con los vehículos, tienen una capacidad determinada”, explica Leif Ferreira, fundador y consejero delegado de Be2Me, la empresa española líder en compraventa de bitcoins. Así, cuando un usuario realiza una operación con la criptomoneda para, por ejemplo, pagar una cena en un restaurante o una habitación en un hotel, su monedero prepara y envía un paquete de información en forma de bitcoin para que se incluyan en la ruta del transportista que, en este caso, no es otro que el minero que procesa el pago.

“No importa cuánto valga lo que mandas en el paquete, sino lo que ocupa, y en función de eso te cobran los mineros. De nuevo, igual que en una empresa de transporte”, señala Ferreira. De este modo, si una transacción ocupa 1 kilobyte y cada bloque tiene un 1 megabyte de capacidad, éstas están limitadas a 1024 operaciones por cada bloque. “Como hay más transacciones de las que los mineros pueden procesar, éstos priorizan las que más propinan dejan”, prosigue el responsable de Bit2Me.

Para Jorge Ordovas, cofundador de NewTrace, el primer laboratorio blockchain de España, la conclusión es clara: “La red de bitcoin ha alcanzado sus límites en cuanto a rendimiento, lo que supone no sólo que los pagos con la criptomoneda tarden más tiempo en realizarse, sino también un incremento sustancial en las comisiones que los usuarios deben asumir para realizar estos pagos. En la práctica,esto hace inviable su uso para pagos de bajo importe respecto a otras alternativas como las tarjetas de crédito o Paypal”.

Desde hace años, la comunidad bitcoin viene discutiendo cómo superar estas limitaciones y dar un empujón definitivo a la moneda que la convierta en el medio de pago hegemónico en Internet. Y es que pese a que su valor se ha multiplicado exponencialmente en los últimos meses -en marzo la cotización de la moneda virtual superó por primera vez a la onza de oro-, su uso no termina de despegar y cada vez menos establecimientos la aceptan como medio de pago. “Desde el punto de vista del usuario sigue siendo excesivamente complejo utilizar criptomonedas y tampoco hay alicientes para hacerlo. El número de comercios que aceptan este pago es muy limitado, por lo que quien adquiere bitcoins lo hace habitualmente como inversión alternativa de alto riesgo para especular con el incremento del precio”, destaca Ordovas.

En este contexto, el pasado martes tuvo lugar un movimiento que puede transformar para siempre el futuro de las monedas virtuales. El bitcoin, la criptomoneda más utilizada del mundo, se escindió en dos dando lugar aL bitcoin cash. Esta nueva divisa digital tiene como objetivo acelerar las transacciones y dinamizar su uso. ¿Cuál es la diferencia? Regresando al símil de los camiones, cada bloque de bitcoin cash permite transportar cargas hasta 8 veces más grandes que los de su hermana. Por lo demás, mantiene las dos principales características que hacen tan atractiva la moneda creada por el desconocido Satoshi Nakamoto: la seguridad y el anonimato. Y es que el bitcoin se sustenta en la existencia de un gran y único libro contable. Cuando se produce una transacción queda automáticamente registrada en ese libro y copiada en los miles de ordenadores que integran su red, de modo que es imposible llevar a cabo un fraude. Además, y puesto que las transacciones se realizan sin intermediarios, no queda constancia en ninguna parte de la identidad de los responsable. Esto explica por qué los hackers responsables de ciberataques como el reciente WannaCry exigen los rescates en bitcoins.

En sólo una semana, el bitcoin cash ha logrado posicionarse como la tercera criptomoneda del mercado con un valor de 228 euros por unidad, según datos de CryptoCurrency. En primer lugar figura el bitcoin, con un valor de 2.774 euros, seguida de Byteball, que ayer cotizaba en 488 euros la unidad. Pese a lo que pueda parecer, la aparición de nuevas divisas virtuales no es algo novedoso. Tras el nacimiento del bitcoin, en 2008, se crearon otras monedas virtuales como ethereum o zcash. Ahora queda por ver si bitcoin cash logra lo que hasta el momento no han conseguido el resto de criptomonedas: atraer a los usuarios y consolidarse como un medio de pago más. “En los próximos meses, bitcoin se enfrentará a un proceso de evolución tecnológica que le permitirá finalmente superar las limitaciones de rendimiento. Cuando esto suceda cabe esperar un repunte en el interés por parte de usuarios y empresas”, concluye el cofundador de NewTrace.

Los comentarios están cerrados.