El Bitcoin y el derecho al olvido

Fuente: http://www.expansion.com/juridico/actualidad-tendencias/2017/04/27/59022a06ca474168398b4613.html

El Reglamento General de Protección de Datos ha extendido la aplicación del derecho al olvido al conjunto del mundo online, lo que podría chocar frontalmente con la evolución del sistema ‘blockchain’.

El sistema de blockchain (cadena de bloques), la columna vertebral de la moneda virtual bitcoin que ha sacudido el sistema financiero internacional, está teniendo un crecimiento exponencial. Se prevé que, en menos de un año, el blockchain demuestre su amplio abanico de posibilidades. Este sistema podría ser utilizado no sólo para las monedas virtuales, sino que también serviría para generar registros de la propiedad intelectual, contratos inteligentes (smart contracts) o como base de datos de las cuentas del Estado.

Hay que tener en cuenta que la tecnología de la cadena de bloques no es más que una nueva forma de almacenar datos en un libro de acontecimientos digitales compartido en varios bloques por muchas partes diferentes, que sólo puede ser actualizado con el consenso entre dichos actores. En este tipo de registros, la información nunca puede ser borrada. Este aspecto es la base y fortaleza de dicha tecnología. La inmutabilidad permite que el sistema sea capaz de defenderse ante posibles transacciones ilícitas o duplicadas.

“La inalterabilidad de los datos es, justamente, lo que podría chocar frontalmente con el renombrado derecho al olvido, que ahora ha quedado recogido en el artículo 17 del Reglamento General de Protección de Datos (RGPD) de la Unión Europea y que será de obligado cumplimiento en mayo de 2018″, explica Gisela Santos, asociada sénior de Garrigues.

Tratamiento

En este sentido, la letrada destaca una novedad que tendrá una especial relevancia en la tecnología del blockchain. “El RGPD introduce la obligación a los responsables de tratamiento que hayan hecho públicos los datos personales, y que estén obligados en virtud del derecho al olvido a borrarlos, de adoptar las medidas técnicas razonables para informar al resto de responsables que estén tratando esa misma información personal objeto del ejercicio del derecho al olvido, de la solicitud de borrado de datos”.

Teniendo en cuenta estos dos aspectos, la especialista en nuevas tecnologías de Garrigues se pregunta qué sucedería si la información registrada en una cadena de bloques incorporase datos de carácter personal y un individuo ejerciera su derecho al olvido. La letrada asegura que “si concurrieran las circunstancias contempladas en el artículo 17 del RGPD, habría que proceder a la supresión inmediata de esa información, lo que supondría un menoscabo a la integridad y seguridad que otorga el sistema de cadena de bloques”. Este borrado no sólo generaría inseguridad jurídica en cuanto al sistema de archivado de la información, sino que además sería especialmente difícil técnicamente y, sobre todo, muy costoso.

Frente a esta situación, Santos reflexiona sobre las posibles soluciones. “Si se implementara la privacidad por defecto y desde el diseño en el sistema blockchain -como solicita el RGPD- y se minimizasen los riesgos vinculados a la privacidad, tales como enfocar las transacciones de manera que no incorporen datos personales, estaríamos ante supuestos que disminuirían de manera radical las aplicaciones y usos de esta tecnología”.

Interpretación

Por esta razón, la experta de Garrigues apuesta por que los legisladores hagan una interpretación que no sea demasiado restrictiva y que traten de encontrar un equilibrio entre la protección de la privacidad de los ciudadanos y la evolución de la tecnología.

“La UE no puede quedarse atrás y debe encontrar una manera de conjugar estos intereses. La solución más lógica debería pasar por que tanto la regulación de la Unión Europea como la de los estados limite el alcance del derecho al olvido en los sistemas blockchain, aceptando un bloqueo indefinido de los datos como cumplimiento del mismo, en vez de obligar a su supresión. Es decir, que el sistema de cadena de bloques no cumpla el 100% del RGPD, siempre que sea por proteger la privacidad de los usuarios”.

¿Qué sectores ya han abrazado la tecnología blockchain?

El mundo de la música ha sido uno de los sectores de la industria cultural más afectados por la piratería digital y la tecnología blockchain podría convertirse en su mejor aliado. Benji Rogers, fundador de la compañía PledgeMusic, ha propuesto utilizar este sistema para garantizar la integridad de los archivos musicales. El interés de este nuevo tipo de registro es que permitirá licenciar derechos y defenderlos de una manera más sencilla. Cada uno de los archivos generados en el ‘blockchain’ contará con el conjunto de datos legalmente necesarios para determinar su autoría, por lo que podría usarse para otorgar licencias automáticamente mediante contratos inteligentes o existiría la posibilidad de que las propias entidades de gestión lo usaran para cobrar y repartir remuneraciones. Esta propuesta centrada en el sistema blockchain y la música no es la única que se ha presentado hasta el momento. Esta tecnología también ha alcanzado al sector editorial mediante empresas como Mediachain o Creativechain, a través de las cuales los autores pueden proteger sus creaciones y demostrar que éstos son textos originales, a pesar de transformaciones o réplicas de los archivos donde se encuentran dichos contenidos. El mundo del arte también parece haber abrazado este sistema. Ascribe, plataforma utilizada actualmente por más de 5.000 artistas, ya permite otorgar una autoría al arte digital que circula en la Red y que habitualmente es copiado y utilizado de forma gratuita miles de veces en Internet.

Los comentarios están cerrados.