La Cloud de Amazon

Fuente: http://www.expansion.com/opinion/2017/03/02/58b729d746163f9a138b45bb.html

Amazon Web Services es el campeón indiscutible de la nube. Ningún dato sufrió variación alguna tras los fallos de AWS el pasado martes, pero esto nos recuerda que no están asegurados. Los problemas de AWS, que proporciona almacenamiento de datos a un precio asequible a miles de compañías, interrumpieron las webs de firmas como Netflix o la SEC. Las acciones de Amazon, que han subido un 50% en 12 meses, apenas reaccionaron.

Sí, los problemas duraron varias horas, y solo habrá una compensación mínima. Pero la fiabilidad de AWS es su punto de venta clave. Los usuarios de la web ya no esperan encontrarse con pantallas colapsadas, como la famosa ballena de Twitter que aparecía cuando la plataforma fallaba. No es solo que unas 148.000 webs dependan del servicio de Amazon que sufrió los fallos, sino que la propia Amazon depende también cada vez más de su división informática de la nube. Los ingresos anuales de AWS de 12.000 millones de dólares se aproximan al 10% de las ventas del grupo. Y lo que es más importante, representan más del 70% de los beneficios operativos del grupo, lo que permite a Amazon seguir invirtiendo en sus ilimitadas ambiciones -desde asistentes digitales hasta distribución y entrega de alimentos- sin echar mano de los accionistas.

Un contratiempo no hará descarrilar este tren. Pero sí pone en duda el sentido de alojar tantos servicios de internet en un solo lugar. Otros proveedores de la nube ya están intentando desplazar a Amazon. Microsoft Azure está hacienda grandes avances; aunque está en un alejado segundo lugar, sus ingresos aumentaron en un 93% en el último trimestre, frente al 47% de AWS. Google está aún más lejos. Un apagón mayor podría aumentar el atractivo de un almacén “en casa”, o al menos un híbrido, frente al beneficio potencial de un servidor de empresas de servidores y fabricantes de hardware, muchos en manos de capital privado, como EMC y Rackspace.

Algunos analistas descartan esta noción. Las ventajas competitivas de la migración a la nube son tan grandes que parece una vía de una sola dirección. Pero las empresas están encomendando datos y aplicaciones sumamente apreciados. Incluso los bancos más sólidos saben que cuando desaparece la confianza, también lo hacen sus activos.

Los comentarios están cerrados.