La logística de Amazon

Fuente: http://www.expansion.com/economia-digital/companias/2016/05/30/574c66eeca4741d63d8b464b.html

Con 32.000 metros cuadrados de superficie y más de ocho millones de productos enstock, el centro logístico de Amazon en San Fernando de Henares (Madrid) es el centro comercial online más grande de España. Inaugurado en el verano de 2012, desde aquí se envían cada día los miles de productos que los usuarios españoles encargan a través de la web del gigante del comercio electrónico.

En sus apenas cuatro años de vida, este espacio ha ido adaptándose al rápido crecimiento del mercado del ecommerce en España, que sólo entre julio y septiembre del año pasado se expandió un 29,2%, hasta los 5.300 millones de euros. Y es que el boom del comercio electrónico y el constante desembarco de nuevos productos ha hecho crecer el centro a lo largo y a lo ancho.

Al espacio inicial, equivalente a once campos de fútbol, se han sumado 12.000 metros cuadrados más en altura, con la construcción de torres de almacenaje, y en otoño, cuando está previsto que finalicen las obras de ampliación, el centro contará con una superficie total de 77.000 metros cuadrados. “Ahora mismo el de San Fernando de Henares es uno de los centros logísticos pequeños de los que tenemos en Europa, con la ampliación pasará a jugar en primera división”, destacan desde Amazon.

EVOLUCIÓN

En este tiempo, la familia de Amazon se ha ampliado casi a la misma velocidad con la que lo han hecho sus instalaciones. De ser apenas 40 empleados en 2012, el centro ha pasado a contar con una plantilla fija de alrededor de 900 empleados. Según explican desde la compañía, el número varía en función de la época del año y la carga de trabajo. En momentos de máxima actividad, como el pasado Black Friday, donde la compañía registró la jornada con mayores ventas de su historia en España, trabajaron en el centro 1.500 personas.

EN TOTAL, LA COMPAÑÍA CUENTA CON 29 CENTROS LOGÍSTICOS REPARTIDOS EN SIETE PAÍSES EUROPEOS

En total, el gigante tecnológico cuenta con 29 almacenes en siete países europeos: Italia, España, Reino Unido, Alemania, República Checa, Francia y Polonia, este último con una superficie superior a los 100.000 metros cuadrados. Para comprender el funcionamiento de este entramado logístico hay que entender cada centro como un nodo conectado a una gran red. Así, cuando alguien compra algo en un país, por ejemplo en Francia, el sistema detecta automáticamente el stock de todos los almacenes y el compromiso de entrega y asigna en milisegundos el pedido al centro más cercano de la red, que puede ser el de España, el de Alemania o el de Italia.

“Ésta es una de las grandes ventajas del modelo logístico europeo. De hecho, el 25% de los pedidos del centro de Madrid se envían a una dirección de fuera de España”, apuntan desde la compañía.

Desde su fundación, la empresa de Jeff Bezos se ha esforzado en transformar aquellos sectores en los que está presente con grandes dosis de innovación. Lo hizo con Amazon Web Service, el conjunto de servicios de cloud computing que ha revolucionado el mundo empresarial, y lo ha hecho con su modelo logístico que está cambiando los estándares del sector. Uno de los lemas que el visitante puede leer y releer durante su recorrido por el centro logístico de Madrid es: Work hard, have fun and make history (trabajar duro, pasarlo bien y hacer historia). Con esta filosofía, la compañía ha desarrollado servicios pioneros como las entregas en el mismo día, algo que poco a poco comienzan a adoptar los grandes grupos de distribución, e innovadoras modalidades de suscripción como la que permite a sus clientes recibir de forma gratuita envíos ilimitados a cambio de una tarifa anual fija.

Aunque si por algo se caracteriza Amazon es por su afán de tener todos los productos -de la A a la Z, como luce en su logo- en un mismo sitio y a un sólo golpe declick. ”Desde que lanzamos la página web en septiembre de 2011 hemos añadido de media 68.000 artículos nuevos cada día a nuestro catálogo. Para que los clientes puedan comprar algo en Amazon primero tenemos que tenerlo, por eso nuestra filosofía es tenerlo todo”, explican. Actualmente, hay repartidos por las estanterías del centro más de ocho millones de productos y está previsto que en los próximos meses el almacén pueda albergar 22 millones más. En total, 30 millones de artículos de prácticamente todo tipo: Desde videojuegos a sartenes, de zapatos a libros y, desde el año pasado, también se pueden encontrar productos de alimentación.

“Los productos de electrónica y los libros son los más demandados por los españoles. Se trata de categorías muy maduras pero hay otras que también están creciendo mucho como la de juguetes, los artículos de deporte e incluso la alimentación”, señalan. Respecto a los hábitos de compra, desde Amazon aseguran que los españoles son los consumidores que más tarde compran de Europa. De hecho, entre las diez de la noche y la una de la madrugada en la web española de la compañía se vende un 49% más que en Alemania.

Otra de las grandes innovaciones de la compañía es su sistema de gestión de stocks. En vez de estar organizados por categorías, como hacen otros centros logísticos, la ubicación de los productos se realiza de forma aleatoria. “Si tenemos 50 modelos de zapatos en stock, no los almacenamos todos en una sección de zapatería sino que los dispersamos por el almacén. Si ordenáramos los productos por categorías, para juntar dos artículos distintos, por ejemplo un libro y una botella de vino, tendríamos que andar mucho entre una zona y otra del almacén”, explican. Con este sistema, la compañía busca reducir al máximo los desplazamientos de sus empleados y con ello el tiempo entre el click y la entrega.

AMAZON CUENTA CON UN SISTEMA DE GESTIÓN DE ‘STOCKS’ QUE ORDENA LOS PRODUCTOS DE FORMA ALEATORIA PARA REDUCIR LOS DESPLAZAMIENTOS

Este mismo software, presente en todos los procesos del centro e invisible para el ojo humano, calcula también cuál es la ruta más corta al buscar varios artículos diferentes en un mismo viaje por el almacén y el peso que está portando el trabajador en todo momento.

Por norma, en Amazon los empleados no pueden cargar más de 15 kilos. Cuando el sistema -que conoce el peso de todos los productos en stock- detecta que esto va a suceder obliga al trabajador a cambiar de caja para poder continuar con su tarea. Todo un hito logístico que pocas empresas de distribución aplican en el mundo.

Los comentarios están cerrados.