El secreto de Inditex

Fuente: http://www.expansion.com/empresas/distribucion/2016/03/15/56e8670b22601d0c038b4649.html

Agilidad, flexibilidad y precisión para identificar tendencias y satisfacer la demanda del consumidor son los pilares que sustentan un grupo que en 2015 facturó más de 20.000 millones de euros y que se coronó como la empresa española no financiera con mayores beneficios, 2.875 millones de euros.

Para cosechar este éxito, los más de 600 diseñadores de todas las marcas de Inditex (Zara, Stradivarius, Bershka, Massimo Dutti, Oysho, Uterqüe y Zara Home) realizan al año 50.000 creaciones diferentes para adaptarse a los distintos gustos de clientes de 88 países del mundo. Es decir, los cazadores de tendencias realizan, cada día, cerca de 140 nuevas creaciones, más de la mitad destinadas a las líneas de mujer.

El modelo de trabajo de Inditex pone al cliente en el inicio del proceso creativo. El ejército de diseñadores está permanentemente informado sobre la aceptación de cada prenda para tener el pulso de las que conquistan al cliente y las que pasan desapercibidas. De hecho, la tecnología punta que aplica Inditex al alarmado de sus artículos le permiten recopilar a diario el número de prendas, modelos o colores que triunfan (o no) en cada tienda.

El tratamiento del big data proporciona a la compañía las claves para desarrollar nuevas colecciones con garantía de éxito. Por ello, la unicidad del sistema de trabajo de Inditex no es sólo -que también- la rapidez de la ejecución de colecciones, sino la precisión de la información que reciben sobre los gustos del cliente, que diariamente llega al cerebro central del grupo.

A partir de ahí, explican desde la compañía en el marco de una visita a sus instalaciones en Arteixo (Galicia), los procesos son pausados, porque no se fabrica un elevado número de prendas, sino que cada una de ellas pasa por un sofisticado proceso de selección y elaboración, más cercano al mundo de la sastrería que al de la industria.

Se fabrica un número equilibrado de unidades para evitar los excedentes y los picos de producción. Inditex se ha esforzado en desarrollar un modelo de producción flexible y diversificado, en el que confecciona las prendas de alto valor añadido y más trendy en regiones próximas al cuartel general del grupo.

Fundamentalmente, estas series se realizan en España, Portugal y Marruecos. La llamada producción de proximidad, que representa en torno al 60% del total, permite el dinamismo de los tiempos de producción, con tiradas cortas pero constantes. Tan constantes que las tiendas reciben dos veces por semana nuevo género.

El sistema centralizado de distribución de Inditex posibilita el funcionamiento de este modelo. Las prendas confeccionadas, tanto en proximidad como en el resto del mundo, llegan a alguno de los 10 centros logísticos que hay en España y, desde ahí, se redistribuyen a todas las tiendas del mundo.

Los breves plazos de envío son el resultado de un engranaje que funciona con la precisión propia de un reloj suizo. Los pedidos llegan a cualquiera de las tiendas de la cadena en Europa y Estados Unidos en apenas 24 horas. Como máximo, en los repartos más lejanos a España, a Australia o Japón, el tiempo alcanza las 48 horas.

Los comentarios están cerrados.