El modelo Mercadona

Fuente: http://www.elmundo.es/comunidad-valenciana/2016/03/04/56d8a5c1ca4741966b8b459a.html?cid=MNOT23801&s_kw=mercadona_ya_concentra_el_18_del_pib_y_el_38_del_empleo_en_espana

Mercadona es el mayor grupo de distribución del país, mejorando los beneficios del  2015 en un 12%, hasta los 611 millones de euros.

El clúster industrial vinculado al grupo ya representa el 1,8% del Producto Interior Bruto (PIB) -20.000 millones- y alrededor del 3,8% de los empleos totales existentes en España (640.000 trabajadores, entre directos e indirectos), según un estudio del Instituto Valenciano de Investigaciones Económicas (IVIE).

El desglose de las compras anuales de Mercadona es el siguiente: el 85% se formalizan con proveedores españoles, lo que supone alrededor de 14.500 millones de euros. Su presidente, Juan Roig, sacó ayer pecho durante la presentación de resultados. La compañía valenciana trabaja con más 20.000 pymes y productores de materias primas y cerca de 2.000 proveedores comerciales y de servicio. La relación es más estrecha en algunos casos. Al cierre del pasado ejercicio, 125 fabricantes producían prácticamente en exclusiva para las marcas blancas de sus lineales. Son los bautizados como interproveedores, el brazo industrial de la galaxia Mercadona.

Este selecto grupo no ha dejado de crecer. Ni en número ni en inversores. En 2015, destinaron cerca de 525 millones de euros para levantar 67 fábricas y líneas de producción. Los nuevos centros han dado empleo a 2.600 nuevas personas. En el clúster industrial asociado a Mercadona trabajan ya 47.000 operarios (a los que se deben sumar los 75.000 empleados directos en el grupo). Las 240 factoríasexistentes se distribuyen por todo el territorio nacional. Los interproveedores destinan a I+D+i casi el triple que la media: el 2,84% de su plantilla.

El objetivo ahora es trasladar este modelo al campo, el eslabón más débil de la cadena alimentaria. El programa, denominado Caspopdona, busca crear redes estables de proveedores garantizándoles rentabilidades óptimas en el precio de venta. Hoy se han sumado a este programa 7.500 agricultores, 4.300 ganaderos y 12.000 pescadores de toda España. Los primeros frutos de esta estrategia han comenzado a recogerse. Por ejemplo, la productividad del sector arrocero ha mejorado un 15%, al tiempo que se han reducido los costes un 20%. «Hoy un campo pequeño de naranjas no es retanble», subrayó

La diversificación de proveedores ha permitido reconducir los resultados de las familias de productos frescos, hasta ahora la gran asignatura pendiente del grupo. La venta a granel de frutas y verdura y pescado de lonja ha ganado dos puntos porcentuales de cuota de mercado. Aún así, admite que para completar el proceso de integración todavía resta un largo camino por delante. «Es nuestro reto para 2020», reconoció. El gran objetivo radica en que toda la cadena de valor, desde el agricultor a los súper, ganen dinero.

Roig, que repite el término de «beneficio compartido» como leitmotiv de su éxito, defiende los impuestos progresivos como fórmula para redistribuir la riqueza. «Estamos orgullosos de pagar 1.497 millones de euros porque contribuimos con nuestros impuestos al desarrollo y bienestar de España», presumía ayer el empresario valenciano, que restringe sus comparecencias públicas a la tradicional presentación de las cuentas de Mercadona.

Ya habitual en la lista de hombres más ricos del mundo de la revista Forbes, Roig cree necesario devolver a la sociedad al menos una parte parte de lo recibido. De este modo justifica su prolífica actividad como mecenas deportivo, artístico y empresarial. En la actividad filantrópica le acompaña su esposa, Hortensia Herrero, que a través de su fundación ha rehabitado, por ejemplo, la Iglesia de San Nicolás. Roig, en cambio, se ha decantado por la promoción empresarial con Lanzadera y el complejo de la Marina de Empresas. En 2015, destinó 50 millones de euros de su patrimonio a estas tres vías. «Estoy muy contento de haberlo hecho», admitió.

Tras haber superado con éxito los peores años de la crisis, es optimista ante la evolución de la economía y el consumo. «Nuestra industria, el turismo, va hacia arriba a una velocidad de vértigo», explicó ayer. «En 2016 volveremos a batir récords». El auge de este sector se erige en uno de los factores que más han contribuido, a su juicio, a reactivar las ventas. Junto al desplome del precio del petróleo y la caída de los intereses. «El turismo es muy relevante, hay que cuidarlo», advirtió Juan Roig.

Aún así, el empresario aboga decididamente por la receta de la industrialización. Y para ello es imprescindible invertir. Anima a hacerlo a sus interproveedores y predica con el ejemplo en su propia empresa. En 2016 prevé destinar a este efecto otros 650 millones de euros.

 

 

Los comentarios están cerrados.