Analistas Económicos de Andalucía ha elevado al 3,1 por ciento la previsión de crecimiento de la economía andaluza para este 2015

Fuente: canalsur.es

Analistas Económicos de Andalucía, sociedad de estudios perteneciente al Grupo Unicaja, ha elevado al 3,1 por ciento la previsión de crecimiento de la economía andaluza para este 2015, lo que supone una revisión al alza de 0,5 puntos respecto a las últimas estimaciones del pasado mes de abril.

Además, prevé que el número de parados se reduzca en un cinco por ciento, situándose la tasa de paro, en el promedio del año, en el 33 por ciento, 1,8 puntos inferior a la de 2014. Las estimaciones son que la ocupación podría crecer en el promedio de este año un tres por ciento, sustentado en la creación de empleo en la construcción (7,4 por ciento) y en el sector servicios –un 3,5 por ciento–.

Estos son algunos de los datos que se desprenden del informe ‘Previsiones Económicas de Andalucía’, correspondiente al verano 2015, presentado este martes en Málaga por el consejero delegado de Analistas Económicos de Andalucía, Francisco García Navas, y la coordinadora de dicho estudio, Felisa Becerra.

Esta revisión del crecimiento se debe a que los componentes de demanda e incluso algunas ramas de actividad han venido mostrando un mejor comportamiento de lo previsto inicialmente, han apuntado en la presentación.

En este sentido, se estima que todos los componentes de la demanda interna “muestren una clara aceleración” respecto a 2014. Así, la inversión podría crecer un 4,5 por ciento en este año 2015 y el gasto en consumo en los hogares se elevaría un 3,3 por ciento; mientras el gasto de las administraciones experimentaría un aumento del 0,7 por ciento.

Desde el punto de vista de los sectores productivos, este crecimiento previsto del 3,1 por ciento se fundamentaría en la aportación de todos los sectores no agrarios; destacando la construcción, con un aumento del 4,2 por ciento, que sería “el primero desde 2007″; y el de servicios, que subiría un 3,1 por ciento.

En cuanto a las distintas provincias andaluzas, la trayectoria, según Becerra, es “dispar”, pero en todas se registra un aumento interanual de la actividad en el primer trimestre del año, sobre todo en Málaga, Sevilla y Granada.

Las previsiones apuntan a un crecimiento de la producción en las ocho provincias, con promedios superiores al conjunto andaluz en las tres mencionadas, que serían, en concreto, del 3,3 por ciento en Málaga y del 3,2 por ciento en Sevilla y en Granada, según consta en el informe de Analistas Económicos.

Todos estos datos reflejan, ha dicho Becerra, “cómo la actividad económica o el Producto Interior Bruto (PIB) continúan mostrando ese perfil de aceleración, aunque todavía queda volumen de producción por recuperar y más margen de recuperación en el mercado de trabajo”. No obstante, los indicadores de empleo y paro “están mostrando esa ligera mejora”. TASA DE PARO
Al respecto, ha señalado que la tasa de paro está empezando a descender, pero su reducción “no se produce con la misma intensidad que se produce la recuperación de la actividad”, porque, ha explicado, esa tasa “depende mucho de nuestra propia estructura productiva”. Al respecto, ha apuntado que en Andalucía “el sector agrario tiene mayor presencia que en otras zonas y éste tiene una tasa más alta de paro que el promedio nacional”.

“Se está produciendo esa mejora pero no con la intensidad que a todos nos gustaría, pero es cierto que se está iniciando ese proceso y que la tasa ha tocado ese techo que tocó en su momento”, ha manifestado Becerra. Por su parte, el delegado de Analistas Económicos ha puntualizado que la tasa de desempleo es “una ratio atrasada, que refleja la evolución de la economía en último lugar”.

No obstante, García Navas ha señalado que no hay que perder de vista un “elemento importante” como es que “en Andalucía existe un problema estructural con la ratio de desempleo, un problema que en términos de política económica habría que abordar por el conjunto de los agentes económicos y en primer lugar por el propio Gobierno andaluz”.

Ha recordado que según las previsiones económicas de la OCDE “España será el país en el que se creará más empleo en 2015″ y que según el Fondo Monetario Internacional “la economía española será la que más crezca de entre las grandes economías de 2015″. “Son dos elementos fundamentales recogidos por dos instituciones fundamentales”, ha apuntado.

Esto, ha dicho, junto a lo que se anticipa o están viviendo otras economías “posiciona a España en un ámbito bastante destacado”. “Se han hecho las reformas necesarias, efectivamente nos exigen continuar profundizando en las reformas”, ha señalado, apuntando que se considera que “somos alumnos aventajados y que hemos hecho los deberes y eso nos viene bien”. PRIMER TRIMESTRE DE 2015
Según los datos del primer trimestre de 2015, la economía andaluza prolongó la trayectoria de crecimiento iniciada en 2013, con un aumento del PIB de un 0,9 por ciento en esos tres primeros meses, con una tasa de variación interanual en el 2,7 por ciento.

Este crecimiento, por el lado de la demanda, se está fundamentando en el componente interno; de hecho, la demanda interna ha contribuido en tres puntos al crecimiento del PIB regional, medio punto más que a finales de 2014. Esto se debe tanto al crecimiento en el gasto del consumo en hogares, con una variación interanual del 3,3 por ciento; pero fundamentalmente a la recuperación de la inversión, con un aumento del 4,1 por ciento. El gasto de las administraciones creció ligeramente.

El comportamiento positivo de la demanda interna ha compensado la aportación negativa que ha tenido la demanda exterior, que restó 0,4 puntos al crecimiento del PIB, como consecuencia de la caída interanual de las exportaciones del 0,5 por ciento.

Por el lado de la oferta, todos los sectores habrían crecido en los primeros meses de 2015 en términos trimestrales, desde el 0,4 del sector servicios al 7,1 por ciento del agrario. En términos interanuales, el aumento de la producción se sustentó en los sectores no agrarios, con un aumento en la construcción del 5,9 por ciento y del 3,2 por ciento en de servicios.

La actividad turística es “una de las ramas que sigue mostrando un mejor comportamiento y mayor dinamismo”, con crecimientos del empleo en el sector en un 11,8 por ciento interanual, en consonancia con el buen comportamiento de la demanda. Las perspectivas para el sector “son bastante buenas de mantenerse este escenario”, ha dicho Becerra.

En cuanto a la construcción, los indicadores muestran “estabilización y crecimiento en algunos casos”, pero Becerra ha indicado que, aunque las cifras de crecimiento “nos pueden sorprender”, ha señalado que no se puede perder de vista “los niveles de los que partimos y la caída que hemos tenido”. García Navas ha incidido en que es importante “posicionarnos” en los niveles de origen, aunque “sigue siguiendo un crecimiento”.

Esta mayor actividad económica también tuvo reflejo en el mercado de trabajo. Así, según la Encuesta de Población Activa (EPA) en el primer trimestre de 2015, el número de ocupados se incrementó en un 2,7 por ciento en términos interanuales, mientras que el número de parados bajó el 3,2 por ciento, con una tasa de paro del 33,6 por ciento.

La provincia de Málaga lleva varios trimestres en los que el número de ocupados está aumentando “con intensidad”, por lo que “es previsible que siga creciendo el empleo, algo por encima del promedio regional, que estimamos en un tres por ciento” y que la tasa de paro “continúe el proceso de reducción”, aunque es dispar por trimestres en Málaga.

Los comentarios están cerrados.