La revolución de los pagos ‘online’

Fuente: elpais.com

En el mundo hay más de 800 empresas que proveen de algún tipo de sistema para que un cliente pueda pagar sus compras o servicios por Internet. Y más de la mitad de estas firmas son europeas o estadounidenses. Es un mar que se revuelve cada vez más, en el que compiten tiburones con anchoas y donde la tendencia es que los primeros se vayan comiendo a los segundos para crecer e imponerse. Hay al menos cinco familias de peces en este océano feroz: las grandes tecnológicas como PayPal, Apple o Google, las tarjetas de crédito, los bancos, las empresas de telecomunicaciones, y los cientos de empresas innovadoras que florecen cada año. Todos quieren su tajada del comercio electrónico, que mueve unos 960.000 millones de dólares anuales, según un estudio de la UE.

La tónica del sector en los últimos tiempos ha sido la de las adquisiciones por parte de los grandes operadores de pequeños emprendedores con ingeniosos sistemas. La sueca Trustly tiene uno de esos sistemas reconocidos que está en la mira de los grandes: permite al comprador efectuar una transferencia bancaria onlinedirectamente desde la página del vendedor. Las contraseñas son las mismas que utiliza para el banco y el límite de pago es el saldo de la cuenta corriente.

Rapidez, sencillez y seguridad son las claves del éxito de cualquier método

“Con Trustly se prescinde de intermediarios y nunca se descifra la información ni la almacena ni la comparte con terceros”, explica Oscar Berglund, consejero delegado y fundador de la firma, presente en España desde 2008 y que actualmente funciona en otros siete países europeos. “Nuestro origen es el juego online. Creamos un sistema para personas que necesitaban transferir y cobrar dinero de forma rápida, sencilla y segura. Esta premisa domina la propuesta de nuestra firma”, añade Berglund. Las tres características que el consejero delegado de Trustly atribuye a su sistema son las que permitirán a cualquier empresa metida en el negocio tener éxito.

Otra creciente tendencia dentro de este mercado es que las empresas suelen ser rivales y socios al mismo tiempo, al margen de que con el tiempo una puede tragarse a la otra. Trustly tiene un acuerdo con PayPal para ofrecer a los usuarios del gigante de pagos en la Red la oportunidad de financiar sus cuentas directamente desde su banco en internet. La empresa sueca corrió una suerte distinta de la de, por ejemplo, Zong, una firma que había diseñado un exitoso sistema de pago mediante la factura del móvil y que fue absorbida por PayPal sin titubeos. Esto es lo que suele pasar en la relación entre peces grandes y chicos, entre grandes se incrementan los acuerdos para aprovechar el potencial de unos y otros. Facebook y PayPal, por mencionar un caso, se asociaron para poner el sistema de pagos a disposición de los mil millones de usuarios que tiene la red social.

Las tecnológicas, telecos, tarjetas y bancos luchan por su tajada

“El mercado está en ebullición, aparecen empresas emergentes con ideas innovadoras constantemente y los grandes protagonistas del sector no paran de ensayar nuevos sistemas”, explica Rodrigo García de la Cruz, director del Programa de Innovación y Tecnología Financiera del Instituto de Estudios Bursátiles (IEB). “Creo que en lo que se refiere a los pagos por Internet hay un claro peso pesado que será difícil de desbancar que es Paypal, que llegó primero. Pero en pagos a través de sistemas móviles todavía hay mucho que decir y ver. Sistemas como el de Google, donde se puede enviar dinero adjuntándolo a un archivo en un correo electrónico, son increíbles”.

A Sandra Sieber, directora del Departamento de Sistemas de Información de la escuela de negocios IESE, dice que como usuaria le gusta la tecnología que permite pagar desde el móvil con la confirmación de la huella digital como la desarrollada por Apple. Sin embargo, reconoce que aún “hay mucha discusión sobre qué sistemas serán los predominantes y que muchos colegas apuestan por el NFC [comunicación cercana entre dispositivos que utiliza Google]. Lo bueno de esto es que los usuarios tendrán la última palabra, serán ellos los que encumbren o condenen al fracaso un sistema u otro. La aceptación de los clientes será clave para que los vendedores online se inclinen por los diferentes sistemas”, opina Sieber.

En pagos en la web domina PayPal, pero con móviles la lucha está abierta

La experta del IESE sostiene que el fenómeno de la atomización es relativamente nuevo y que es probable que en un año la actual revolución deje paso a un ecosistema más estable, donde ya comiencen a destacar las empresas con más aceptación por parte de los consumidores. Sieber cree que las grandes empresas de telecomunicaciones como Telefónica o Vodafone tienen mucho que decir en este negocio porque son en enlace con el cliente final de cualquier método por móvil. Sin embargo, García de la Cruz dice que si Apple llega a desarrollar su tarjeta de móvil (SIM) virtual, las operadoras perderán parte de esa ventaja. Por otro lado, los sistemas que cargan los pagos a la cuenta del teléfono están muy extendidos en mercados donde la gente es reacia a abrir una cuenta bancaria o no hay una amplia red de entidades, como es el caso en muchos países en desarrollo.

Los juegos en la Red son semillero de muchos sistemas, Trustly viene de allí

El experto del IEB recuerda que las tarjetas de crédito también están haciendo un esfuerzo por no quedar heridas de muerte en esta batalla: “Visa está emitiendo un gran número de tarjetas sin contacto en toda Europa con el objetivo de comenzar el 2015 con más de 100 millones en circulación. MasterCard, por su parte, lanzó junto a Zwipe la primera tarjeta de pago sin contacto, microprocesador y tecnología biométrica en su sensor de huella dactilar”. Las tarjetas, de crédito y débito aún son los instrumentos más usados para los pagos online, según la proveedora de tecnología para bancos y tiendas Vantiv.

¿Y qué pasa con los bancos? El Santander, la Caixa y Telefónica se han unido para lanzar Yaap Money y BBVA se ha embarcado solo en su BBVA Wallet. Todos intentan potenciar aplicaciones para el envío de dinero entre particulares con la sencillez de un correo electrónico. A todas estas iniciativas, sin embargo, les queda camino por recorrer. “En BBVA creemos que el futuro de los sistemas de pago pasa por enriquecer la experiencia de compra tanto desde del punto de vista del comercio como del cliente. En este sentido, la estrategia centra en la transformación digital de dicha experiencia. Un ejemplo es nuestra BBVA Wallet, que permite al cliente, entre otras cosas, gestionar sus tarjetas y realizar pagos sin contacto con su smartphone”, dice Ignacio Bañón, responsable de desarrollo de negocio de medios de pago en BBVA.

Los comentarios están cerrados.