Las empresas españolas de productos y servicios de lujo prevén facturar este año 5.400 millones de euros

Con lo que incrementarán su negocio el 5,5 % respecto a 2013 y lo harán apoyados, una vez más, en los turistas, según datos de la asociación española del lujo Luxury Spain.

Este crecimiento será superior al esperado para el consumo total de artículos de alta gama en España (incluidas importaciones) y que, según la consultora especializada Bain & Company, se situará entre el 2 y el 4 %.

España ocupa el quinto lugar en el “mercado del lujo” dentro de la Unión Europea, según Luxury Spain, que subraya que el 43,5 % de la facturación que mueve el sector corresponde a exportadores.

“Al consumidor internacional le gustan los productos españoles y, cada vez más, visita nuestro país en busca de ellos”, según la presidenta de Luxury Spain, Cristina Martín, quien ha apuntado que en países como Estados Unidos, Suiza, Bélgica, Alemania e Italia cada vez tienen más demanda los artículos “made in Spain”.

Martín ha apuntado que el sector del lujo ha logrado incrementar sus ventas a pesar de la crisis, periodo en el que la mayoría de las industrias ha sufrido recortes en sus niveles de producción y facturación, apoyado, en gran parte al incremento del turismo.

Según los datos que maneja Luxury Spain, Barcelona concentra el 39 % de las ventas de alta gama en España y un crecimiento del 6 % respecto a 2013.

Por detrás se sitúan Marbella (22 %), Madrid (16 %), Ibiza (10 %), y Mallorca (8 %).

Por segmentos, en el caso de España, los que mayor volumen de ventas concentran son los de productos gourmet y de belleza, que concentran el 60 % de la cifra total de negocio

La Asociación Española del Lujo “Luxury Spain”, que cuenta con más de 50 socios, nació en mayo de 2011 para agrupar a firmas de todos los sectores con el fin de impulsar su promoción, tanto dentro como fuera de España, así como para proteger y defender la imagen de las marcas.

Según Bain & Company, en todo el mundo, el lujo moverá este año unos 230.000 millones de euros y crecerá entre 4 y 6 %, a pesar de la continua debilidad económica de Europa, el aumento de la crisis en el mercado ruso y la desestabilización de las fluctuaciones en los tipos de cambio en todo el mundo.

La consultora explica que en el primer trimestre se han registrado crecimientos de entre el 4 y el 6 % y se espera que éste sea el nuevo patrón “normal” de crecimiento, frente a los aumentos del 10 % vividos en años anteriores.

Por regiones, las previsiones varían desde la caída del 6 % que se espera en Rusia hasta el incremento récord del 11 % previsto para Japón.

España, en línea con otros países de Europa Occidental, continuará beneficiándose del turismo de compras de lujo, según Bain, que añade que las mayores facilidades para obtener visados han incrementado el flujo de clientes de China y Oriente Medio y compensado la caída de los turistas japoneses y rusos.

La mejora en la infraestructura de las tiendas minoristas, unida a la racionalización en la red de los mayoristas, también contribuye al crecimiento en España, según la misma fuente.

China, aunque mantiene un crecimiento bajo frente a años anterior (2 a 4 %), sigue siendo el líder mundial por consumo de artículos de alta gama.

En su informe, Bain & Company concluye que el turismo y la caza de los viajes “ganga” están impulsando el gasto en tiendas en aeropuertos, outlets e internet, que son los establecimientos a los que mejor les irá este año.

Los canales tradicionales, incluidos establecimientos monomarca y multimarca, no irán tan bien, por lo que se espera que haya menos aperturas o que incluso frenen su expansión internacional o cierren tiendas.

Los comentarios están cerrados.