El capital mínimo para crear una sociedad anónima se fija en 120.000 euros

El Consejo de Ministros ha aprobado este viernes la reforma del  Código Mercantil, con el que el Ejecutivo busca hacer efectiva la  unidad de mercado y otorgar una mayor seguridad jurídica a las  actividades comerciales con el fin de crear riqueza y empleo.

En este texto se incluye por primera vez la regulación de las  tarjetas, ya sean de pago o de crédito a corto plazo, y se pone el  acento en las obligaciones del emisor, con la intención de establecer  las garantías que requiere el hecho de que en ocasiones una de las  partes no es profesional.

Otra de las novedades se encuentra en la regulación que se hace de  la suspensión de la prescripción, su causa y sus efectos, así como  las novedades introducidas en su interrupción.

A diferencia de lo que sucede en el derecho todavía vigente, se  reconoce la interrupción de la prescripción por requerimiento  extrajudicial sólo por una vez para evitar que se pueda mantener un  crédito con duración indefinida, mediante requerimientos  extrajudiciales sucesivos. Se fijan también los efectos de la  interrupción y su aplicación a los codeudores solidarios y a los  codeudores de una deuda indivisible.

El Gobierno explica que también es la primera vez que se regula  con carácter general la caducidad en sus aspectos fundamentales:  efectos, validez o nulidad de los pactos sobre ella y determinación  de cuándo procede su aplicación de oficio.

“No solamente hemos aprobado una norma importantísima en la que  llevamos muchos años trabajando, sino que además vamos a fortalecer  la seguridad jurídica y nos va a colocar al nivel más elevado de las  normativas mercantiles que existen”, ha afirmado el ministro de  Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, en rueda de prensa posterior al  Consejo de Ministros.

Mas de 1.700 artículos
El nuevo texto actualiza el anterior Código Mercantil, que data de  1885, y cuenta con más de 1.700 artículos con los que “se da  respuesta a las realidades que han emergido en la vida comercial  española” en los últimos 130 años, se reducen trabas administrativas,  la inseguridad jurídica y se pretende disminuir la litigiosidad.

El renovado Código deroga diez normas y sustituye algunas  completamente, entre ellas la Ley de Competencia desleal o la del  intercambio del cheque. Estará dirigido a empresarios, agricultores,  ganaderos, profesionales, fundaciones o asociaciones que sean  productores de bienes culturales o sociedades que no estén  constituidas en España pero sí tengan actividad mercantil en el país, entre otros.

Los comentarios están cerrados.