Almunia considera que es “una estupidez” el planteamiento del Fondo Monetario Internacional de bajar un 10 por ciento los sueldos

Almunia, en una entrevista que hoy publica El Correo, se refiere al informe anual sobre la economía española hecho público el pasado verano por el FMI en el que apuntaba que sería beneficioso un pacto social en el que los empresarios se comprometan a aumentos de la contratación a cambio de recortes salariales, del 10 por ciento en dos años.

El comisario hace mención a la alta tasa de paro en España y dice que para bajarla la economía debe “crecer”, para lo cual hay que “tocar todas las teclas” que permitan ese crecimiento.

Añade que el futuro no está basado en “empleos de baja calidad, de bajos niveles de productividad, con bajas remuneraciones y con un nivel de precariedad inaceptable”.

“Hay que discutir en serio sobre el empleo y hacerlo requiere analizar con rigor y serenidad si el mercado de trabajo puede funcionar mejor”, añade Almunia sobre la conveniencia o no de una segunda ronda en la reforma laboral española.

Reconoce que hay razones para el optimismo sobre  la marcha de la economía española, porque se ha dejado atrás la recesión, se ha estabilizado el paro, el empleo se destruye a menor velocidad y el sistema bancario “afectado está reestructurándose con unos balances mucho más sólidos”.

En cuanto a los cumplimientos del límite de déficit, el comisario dice que España está haciendo un “esfuerzo muy importante de ajuste”, aunque advierte de que “queda mucho por hacer”.

“No se ha alcanzado el superávit primario y hay una montaña de deuda privada y pública que hay que ir absorbiendo”, concluye.

Un pensamiento en “Almunia considera que es “una estupidez” el planteamiento del Fondo Monetario Internacional de bajar un 10 por ciento los sueldos

  1. Sumamente interesante fue la Segunda Reunión Amplia del Mutualismo Argentino realizada en Villa María, con la presencia de cerca de un centenar de dirigentes, no obstante realizarse en días iniciales de la semana (9 y 10 de marzo pasado). Posteriormente se produjo un meduloso documento en el que se hace un análisis de situación y una propuesta. LA CUESTIÓN ÉTICA Participó gente que tiene bien claro que el mutualismo debe romper el cerco de su silencio tan antiguo, y movilizarse en todos los espectros que hacen la vida del país. «La sociedad demanda consensos, y hay que construirlos», diría Juan Carlos Sagardía (Jerárquicos de Salud) en los primeros tramos, cuando se hablaba de la penetración de la economía social en los diferentes estadios que marcan la vida del país. «Hay que revertir la distorsión ética de haber priorizado la economía de mercado sobre la economía solidaria». Esta discusión teórica debía tocar el piso, para hacerse efectiva: «Hay que ser factor de opinión, no sólo decir que somos buenos en todos los discursos, sino que somos capaces».