Andalucía pierde 418 millones en la reforma de la PAC

La consejera de Agricultura de Andalucía, Elena Víboras, ha manifestado este martes su “decepción” por el acuerdo entre Gobierno y Comunidades Autónomas para el reparto de las ayudas de la Política Agrícola Común (PAC), por considerar que “empobrece” y “maltrata” al campo andaluz.

Víboras ha manifestado, en declaraciones a la prensa, que el acuerdo sobre la aplicación de la PAC supondrá una reducción de fondos para Andalucía de 418 millones de euros entre 2015 y 2020, de los que 211 millones corresponden a pérdidas para programas del desarrollo rural y 160 millones en pagos directos.

“No podemos entender que cuando toda España ha conseguido una mayor cuantía, Andalucía es la única autonomía que ha perdido financiación en el desarrollo rural”, según la consejera, quien ha remarcado que por ello, ha votado en contra del acuerdo aprobado hoy.

A esta merma hay que añadir, según la consejera, que ha habido una reducción en la cofinanciación de medidas de los fondos que llegan de la Unión Europea para el desarrollo rural, pues frente a las actuales aportaciones (50 % estatal y 50 % autonómica) la contribución del Gobierno central se limitará al 30 %.

“Hoy el campo andaluz es más pobre y hemos sentido un sentimiento justiciero a costa de Andalucía, algo que es inaceptable, se mire por donde se mire”, ha añadido, además de resaltar que una mayoría de las autonomías están gobernadas por el PP.

“Nos vamos con la sensación de que nos han maltratado y el campo andaluz es más pobre hoy”, según Víboras.

En cuanto al capítulo del acuerdo sobre la parte de las ayudas que quedarán “acopladas” o ligadas a la producción, para sectores más sensibles, la consejera ha criticado que no se hayan escuchado las peticiones de Andalucía y se hayan “abandonado” y no incluido en esa categoría sectores como la uva pasa, el trigo duro o el olivar cultivado en pendiente “de alto valor ambiental”.

También ha criticado la “discriminación entre los sectores ovino y caprino”.

En cuanto a la parte del compromiso sobre la definición de agricultor activo, Andalucía pedía que se calificara como tal al que, dentro del montante de sus ayudas, por lo menos un 10 % equivalgan a sus ingresos agrarios, frente al 20 % aprobado en la Conferencia Sectorial de Agricultura.

Ha recordado, no obstante, que los agricultores que perciban ayudas inferiores a los 1.250 euros quedarán excluidos de cualquier recorte.

Según el acuerdo, no se considerarán agricultores activos aquellos cuyas ayudas directas de la PAC sean superiores en un 80 % a sus ingresos agrarios; es decir si un productor percibe 100.000 euros, la facturación por su actividad agraria tendrá que alcanzar al menos 20.000 euros.

Cañete habla de consenso
El ministro de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Miguel Arias Cañete, ha anunciado hoy un consenso “básico e importante” con las 17 comunidades autónomas para aplicar la Política Agraria Común (PAC) entre 2015 y 2020.

Un anuncio que hacía el ministro en el segundo día de celebración de la Conferencia Sectorial en Madrid, para tratar de consensuar con las comunidades la fórmula de reparto de las ayudas de la PAC, aproximadamente 47.000 millones de euros.

“Ha concluido el largo proceso para la puesta en marcha de la nueva PAC en España”, que ha durado los dos últimos años, ha subrayado el ministro, quien ha remarcado que “por primera vez en la historia” se pondrán limitaciones para que las ayudas no vayan a los “cazaprimas”, ya que se exigirá una actividad agraria o ganadera significativa para poder cobrar las ayudas agrarias de la PAC.

Entre los grandes acuerdos por unanimidad de los consejeros, según ha apuntado Arias Cañete, se crearán entre 22 y 24 regiones agronómicas para que todos los sectores y territorios sigan recibiendo ayudas muy similares al período anterior, con un margen al alza o a la baja del 0,67 %.

Las ayudas irán dirigidas a los agricultores activos y las explotaciones con actividad.

No se considerarán agricultores activos aquellos cuyas ayudas directas de la PAC sean superiores en un 80 % a sus ingresos agrarios.

Es decir, si alguien recibe 100.000 euros en ayudas de la UE, por lo menos tendrá que obtener 20.000 euros de ingresos por la venta de productos agrarios en el mercado y “si no llega a esto, perderá los 100.000″ de la subvención de la UE, ejemplificó el ministro.

Este sistema se aplicará a los agricultores que perciban más de 1.250 euros en ayudas.

En el caso de explotaciones ganaderas vinculadas a pastos, se exigirá para considerar que tienen actividad 5 hectáreas por vaca, según ha puntualizado el ministro en rueda de prensa.

En desarrollo rural, el ministro ha destacado que se seguirán los mismos criterios, “objetivos”, que utiliza la UE para repartir los fondos entre los Estados Miembros, con lo que se acabará con la distribución “injusta” del anterior Gobierno socialista durante el período 2007-2013 -en el que España perdió 956 millones-.

“Andalucía fue la gran beneficiada” entonces, pero salieron perdiendo Castilla y León o Comunidad Valenciana, aclara Arias.

Con el acuerdo de hoy, ha concluido el ministro, queda “despejado el camino” para aplicar la PAC en España a partir de 2015, lo que permitirá que todos los sectores agropecuarios sean competitivos.

Los comentarios están cerrados.