Google ha iniciado conversaciones con VSP Global, una de las empresas más importantes de EEUU en el sector óptico

Fuente: siliconnews.es

Google quiere que todos llevemos sus gafas inteligentes, que descartemos esos prejuicios de que son un producto para “nerds”, olvidemos su precio, y nos lancemos a comprarlas. Pero se han encontrado con un problema: las personas que ya usan gafas para corregir su visión no podrán utilizarlas porque no están todavía desarrolladas para ellos. Y el asunto es serio, ya que se estima que más de 110 millones de estadounidenses (su mercado principal) usan lentes graduadas.

Es en este panorama en el que se encuadran las conversaciones que mantienen actualmente Google y VSP Global, una de las empresas más importantes de Estados Unidos en el sector óptico. Las miras están puestas, nunca mejor dicho, en cerrar un acuerdo centrado en las Google Glass, según una información publicada por The Wall Street Journal.

En concreto, VSP es una compañía que ofrece servicio a más de 60 millones de personas, y que cuenta con una red de casi treinta mil médicos. Es propietaria de dos empresas como Marchon Eyewear y Altair Eyewear, destacadas en los campos de diseño y fabricación de gafas. Y además, proporciona un plan de cuidado de la visión a los empleados de Google.

En estas conversaciones que están manteniendo ambas compañías están tratando diversos temas, no sólo la fabricación de lentes correctivas. Uno de los asuntos que están sobre la mesa es el de los canales de distribución.

“Desde hace tiempo venimos diciendo que estamos trabajando para que nuestros “exploradores” puedan llevar gafas graduadas, y hemos creado prototipos que los miembros del equipo están probando activamente. Más allá, nosotros no hacemos comentarios sobre rumores o especulaciones”, aseguró un portavoz de Google a TechCrunch.

 

Los comentarios están cerrados.