El Gobierno prepara una ley para que firmas solventes no se queden sin préstamos

Este texto legal establecerá que cuando a una pyme —que esté al corriente de sus pagos—, se le vaya a retirar el crédito disponible o el circulante, el banco deberá enviarle obligatoriamente un preaviso, según afirmaron fuentes del Gobierno. Además, la entidad tendrá que justificarle en un informe por escrito por qué ha tomado esta decisión.

Desde el Gobierno consideran que es importante dar un plazo de tiempo a la empresa antes de cerrarle el grifo del crédito para que busque financiación alternativa. También creen que es necesario evitar que se cometan atropellos con pymes a las que, en ocasiones, se les priva del circulante sin razones aparentes que lo justifiquen. Con esta medida, y la recuperación económica en la que confía el Ejecutivo de Mariano Rajoy, esperan que en 2014 “se estabilice el crédito a las empresas rentables y solventes”.

Esta norma entrará de lleno en el debate de si la caída del crédito (que acumula un 10% de caída a sociedades no financieras hasta junio), es un problema de falta de demanda solvente o de oferta bancaria. El Gobierno considera “un error que el 70% de la financiación en España dependa de los bancos. Es necesario diversificar fuentes” y la Ley Financiera buscará caminos para este fin.

Las reacciones ante esta futura norma son muy diferentes si se pregunta a las asociaciones empresariales o a los bancos. Carlos Ruiz, responsable de Economía de la Confederación Española de Pequeñas y Medianas Empresas (Cepyme), considera “muy positivo” una medida de este tipo sobre todo porque las pymes españolas tienen una gran dependencia del circulante, más que sus colegas de Europa.

Fuente: elpais.com

Un pensamiento en “El Gobierno prepara una ley para que firmas solventes no se queden sin préstamos

  1. “Si a El Corte Inglés no le prestan, como estarán los demás”, expresaron muchos lectores en sus comentarios anónimos, conclusión que coincide, curiosamente, con la opinión de algún que otro banquero especializados en la materia. Sin embargo, más allá de las apreturas que esté pasando o no la empresa española por excelencia por la crisis del consumo, lo cierto es que la sequía del crédito va mucho más allá de una compañía u otra, sea muy grande o más pequeña, cotice en bolsa o no.