Los márgenes de beneficios de los carburantes alcanzan un 20%

Este diagnóstico ha animado además al organismo a publicar junto  al informe un documento de 23 medidas para mejorar la competencia en  el sector, en el que figuran propuestas como las de promover la  entrada de más operadores en el negocio de las estaciones de  servicio.
Dentro de este negocio, las propuestas están encaminadas a  facilitar la apertura de nuevas estaciones de servicio, reducir la  duración de los contratos de suministro en exclusiva, prohibir las  recomendaciones de precios de venta al público, mitigar los  incentivos a la coordinación entre empresas y fomentar la  transparencia.
El informe de la CNC ahonda además en algunas de las conclusiones  ya publicadas por el organismo en julio, en un documento parecido  acerca del sector. En aquel momento, ya aludió a la escasa  competencia en el sector de los carburantes, a los altos precios  antes de impuestos en España y al fenómeno de los “cohetes y las  plumas”, por el que las subidas de precios en los mercados  internacionales se trasladan con rapidez al surtidor (cohetes), lo  que no ocurre cuando hay bajadas (plumas).

En el nuevo informe, la CNC considera que en el sector de los  carburantes de automoción existe un “insuficiente nivel de  competencia” tanto en la actividad mayorista como minorista, así como  “elementos estructurales” que dificultan la aparición y expansión de  nuevos operadores.

En este contexto, se ha detectado una subida del 20% en los  márgenes brutos de los operadores desde el inicio de la crisis tanto  en la gasolina como en el gasóleo, y este incremento se ha producido  sobre niveles previos mucho más elevados que en países comparables, y  a pesar de la fuerte contracción de la demanda, afirma el organismo.

La CNC enumera además seis causas de la falta de competencia en el  sector, entre las que destaca el alto grado de concentración  empresarial, con pocos operadores con poder de mercado tanto en el  aprovisionamiento como en la distribución y en la venta final de  combustibles. En concreto, alude a Repsol, Cepsa y BP.

Otras causas son la ausencia de regulación y control efectivo  sobre algunas actividades de CLH, la falta de transparencia y control  sobre las peticiones de acceso a los almacenamientos, las  dificultades administrativas para la apertura de nuevas estaciones de  servicio, la existencia de contratos en exclusiva a muy largo plazo  por parte de muchas estaciones de servicio y algunos fenómenos en el  sector como los vínculos entre operadores, recomendaciones de precios  y asimetrías de información.

Tras proponer sus 23 medidas de mejora del sector, la CNC  considera “fundamental” que su aplicación se realice de forma  simultánea tanto en el segmento mayorista del sector como en el  minorista. Si no se adopta esta “solución global”, no puede  garantizarse la entrada de nuevos operadores y la expansión de los  operadores alternativos, con lo que no podría mejorarse la  competencia en el sector, advierte.

En su catálogo de medidas, el organismo distingue entre propuestas  para el segmento mayorista y propuestas para el minorista. Dentro del  mayorista, reclama un régimen de incompatibilidades en los órganos de  gobierno de CLH y límites en la participación accionarial en esta  compañía.

También enumera seis iniciativas dentro del área de transporte  mayorista, entre ellas una regulación de tarifas para usar la red de  transporte de CLH, reforzar el control sobre el desarrollo de la red  de oleoductos o conectar físicamente la red española con la de otros  países.

Dentro de las medidas relacionadas con el negocio del refino,  destacan fijar un periodo máximo para autorizar nuevas refinerías o  mitigar algunas ventajas de los operadores con capacidad de refino.

En el área de las estaciones de servicio, la CNC se decanta por  impedir las limitaciones relacionadas con planteamientos urbanísticos  al número de estaciones de servicio o favorecer la entrada de nuevos  operadores en las adjudicaciones de suelo público en los términos  municipales o carreteras de titularidad estatal y autonómica.

También pide que se aceleren los trámites para la apertura de  nuevas estaciones de servicio en establecimientos comerciales y que  se reduzca la duración de los contratos de suministro en exclusiva,  así como prohibir las recomendaciones de precios de venta al público  o restringir los derechos de voto y la presencia en órganos de  gobierno en más de un operador principal.

Los comentarios están cerrados.